Donde hay personas migrantes, hay historias.  

Donde hay migrantes, hay historias y el protagonismo de la persona en su propio proceso migratorio sirve para la validación y reconocimiento de su dignidad, porque la experiencia es al final lo que transmitimos como legado.